Displaying: 1-20 of 2027 documents

0.117 sec

1. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement I
Luca Valera, Eric Pommier Introducción al Número Especial
Bookmark and Share
2. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement I
Ricardo Rozzi, Alexandria Poole, Francisca Massardo Filosofias Ambientales: Diálogos Inter-continentales
Bookmark and Share
3. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement I
Noticias
Bookmark and Share
4. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement I
Stephen M. Gardiner Motivación o Primeros Pasos Hacia una Convención Constitucional Global Para las Generaciones Futuras
abstract | view |  rights & permissions
En los últimos tiempos he propuesto la necesidad de elaborar una convención constitucional global centrada en proteger a las generaciones futuras. Este cuerpo deliberativo se ría similar a la convención constitucional de Estados Unidos de 1787, que dio lugar a su estructura actual de gobierno. Se enfrentaría a la “brecha de gobernabilidad” actual respecto de la preocupación por las generaciones futuras. Las instituciones contemporáneas, en particular, tienden a desplazar la preocupación intergeneracional y, por lo tanto, facilitan una “tiranía de lo contemporáneo”. No solo pasan por alto una amenaza básica permanente para la humanidad y otras especies, sino que contribuyen a que esa amenaza se manifieste. El cambio climático es un ejemplo conspicuo de ello. En este artículo, esbozo una vía argumentativa natural hacia la convención constitucional global y sostengo que resulta difícil no adherir a ella. También insisto en que seamos imparciales en la forma cómo tratamos la propuesta. Quienes confían en alternativas (por ejemplo, el surgimiento de un gran líder, una gran alineación de intereses, el anarquismo climático que surge de iniciativas individuales o los gobiernos nacionales entendidos como administradores inter-generacionales efectivos) también deben enfrentar las críticas estándar sobre ingenuidad, urgencia, amenazas a los valores democráticos, etc. Además, la convención constitucional global tiene la ventaja de abordar inmediatamente el problema que enfrentamos.
Bookmark and Share
5. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement I
Sandra Baquedano Jer ¿Ecocidio o Autodestrucción Ambiental?
abstract | view |  rights & permissions
La destrucción antropogénica de la naturaleza puede ser considerada como una forma de autodestrucción que involucra al individuo y también a la especie humana. Se trata de una forma de destrucción activa del entorno natural, el cual es necesario para la preservación de la biodiversidad en el planeta. Pero ¿“interrumpe” el ecocidio o la autodestrucción ambiental la vida de algunas especies o forma parte de su curso natural? ¿Son idénticos ambos fenómenos o existen diferencias sustanciales entre sí? Prevenir la muerte y ruina masiva de sistemas bióticos y abióticos es el fin último al que pueda enfrentarse toda ética ambiental y ética animal. En este artículo se sondeará cómo la actual extinción masiva de las especies es el reverso del especismo, y su prevención constituye el desafío más radical al que pueda tender toda ética, centrada en el valor o derecho de especies no-humanas.
Bookmark and Share
6. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement I
Ronald Sandler ¿Deberíamos Usar la Ingeniería Genética para Salvar Especies?
abstract | view |  rights & permissions
En este artículo, analizo dos estrategias para diseñar especies con fines de conservación, la des-extinción y la genética dirigida. Sostengo que el uso de la ingeniería genética con fines de conservación no es, en principio, incorrecto. Puede haber casos en que la des-extinción de especies y la ingeniería genética dirigida sean preferible a otras estrategias disponibles para la conservación. También sostengo que la des-extinción no es una técnica de conservación tan transformadora como podría parecer en primera instancia. Considerada como actividad de conservación, se fundamenta en gran medida en prácticas de conservación tradicionales, como los programas de cría en cautiverio, la reintroducción de especies y la restauración y protección del hábitat. En contraste, la genética dirigida tiene el potencial de reestructurar significativamente la forma cómo se enmarcan y abordan los problemas de conservación. La genética dirigida es, por lo tanto, una tecnología mucho más disruptiva para la filosofía y la práctica de la conservación.
Bookmark and Share
7. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement I
Ricardo Rozzi ¡Chovinismo Taxonómico, No Más!: Antídotos de Hume, Darwin y la Ética Biocultural
abstract | view |  rights & permissions
La cultura de la sociedad global habitualmente asocia la palabra animal con vertebrados. Paradójicamente, la mayor parte de la diversidad animal está compuesta por pequeños organismos que permanecen invisibles en la cultura global y están sub-representados en la filosofía, las ciencias y la educación. La ciencia del siglo veintiuno ha desentrañado que muchos invertebrados tienen conciencia y capacidad de sentir dolor. Estos descubrimientos apelan a los filósofos de la ética animal a ser más inclusivos y reevaluar la participación de los invertebrados en la comunidad moral. La ciencia también ha advertido sobre la desaparición de los pequeños co-habitantes animales en medio de la sexta extinción masiva. Esta extinción “invisible” apela a los filósofos ambientales a visibilizar a los invertebrados, cuya existencia es preciosa en sí misma y para el funcionamiento de los ecosistemas de los cuales dependen la biodiversidad y las sociedades humanas. Con un enfoque biocultural que integra dimensiones biofísicas y culturales de la biodiversidad, investigo las raíces del chovinismo taxonómico asociado con la sub-representación y la subordinación de los invertebrados en la filosofía y las ciencias modernas. Las malas noticias son que constatamos un marcado vertebratismo en el imaginario animal. Las buenas noticias son que David Hume, Charles Darwin y la ética biocultural proporcionan bases conceptuales para cultivar un aprecio por los pequeños co-habitantes con quienes compartimos nuestros hábitats locales y la biosfera global.
Bookmark and Share
8. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Ricardo Rozzi Diálogos Intercontinentales Colaborativos: desde un Necroceno hacia un Bioceno
Bookmark and Share
9. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Luca Valera Profundidad, Ecología y el Movimiento de la Ecología Profunda: la Propuesta de Arne Næss Para el Futuro
abstract | view |  rights & permissions
El objetivo del presente artículo es enfocarse en la idea de profundidad desarrollada por Arne Næss, que tiene que ver con su metodología de investigación y con algunas de sus implicaciones antropológicas/cosmológicas. Lejos de ser una dimensión meramente psicológica (como sostiene Warwick Fox), el tema de la profundidad es, en la filosofía de, un tema metodológico y ontológico, que fundamenta y constituye el marco teórico del Movimiento de la Ecología Profunda. No podemos interpretar el tema de la “profundidad” sin tener en cuenta la “ontología relacional” que el mismo Næss ha desarrollado, en la que el “self ecológico” constituye una “unión relacional dentro del campo total”. A partir de este punto de vista, entonces, podemos interpretar la historia del Movimiento de la Ecología Profunda (y su futuro), ilustrando su política a la luz del tema de la profundidad.
Bookmark and Share
10. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Eric Pommier El Problema de la Democracia Ambiental: Responsabilidad y Deliberación
abstract | view |  rights & permissions
La obra de Hans Jonas tiende a ser olvidada por los filósofos de la ética ambiental. Quisiera mostrar como su Principio de Responsabilidad pueda ayudarnos a guiar el desarrollo efectivo de instituciones públicas orientadas hacia metas ambientales. Efectivamente, se puede usar el Principio de Responsabilidad para desarrollar una concepción deliberativa y ambiental de la democracia. Por ende, después de recordar unos aspectos esenciales del Principio jonasiano de Responsabilidad, tomaré en consideración sus implicaciones para el cuadro socio-contractual de la democracia deliberativa. Es posible mostrar que la concepción jonasiana de la responsabilidad conduce a una concepción deliberativa y ambiental de la democracia pues permite acomodar los distintos sentidos del bien de los ciudadanos en el marco de una gobernanza global y ambiental.
Bookmark and Share
11. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Catherine Larrère “Una Vida Digna de Ser Llamada Humana”: La Actualidad de la Máxima de Hans Jonas
abstract | view |  rights & permissions
“Actúa de manera tal que los efectos de tu acción sean compatibles con la permanencia de la vida humana genuina en la Tierra”. ¿Cómo podemos entender esta máxima de Jonas? ¿Es demasiado antropocéntrica como para ser interesante para la ética ambiental? ¿Está demasiado limitada a la supervivencia como para tener un significado moral en una ética verdaderamente humana? En primer lugar, podríamos argumentar que no es tan anti-kantiana como para desafiar el “presentismo” actual imperante y nos obliga a tener en cuenta no solo las generaciones futuras, sino también el contexto en el que anticipamos que estas futuras generaciones vivirán. Por lo tanto, deberíamos distinguir dos interpretaciones diferentes de la máxima de Jonas. En una primera etapa, la del desarrollo sostenible, se entendió que considera no solo las necesidades sino también los derechos de las generaciones futuras. En una segunda etapa, la de un Antropoceno y una transición ecológica, significa que dar sentido a la humanidad implica conectar a los seres humanos con la Tierra y otros seres vivos en lugar de oponerse a ellos.
Bookmark and Share
12. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Daniel Loewe Orcid-ID Justicia Ambiental Intergeneracional y el Problema de la No-Identidad: Un Enfoque Kantiano
abstract | view |  rights & permissions
El presente artículo sostiene que, sobre la base de un enfoque moral kantiano, podemos abordar el problema de la no-identidad –al menos en los casos de agotamiento de recursos o políticas riesgosas. Ahora bien, al ser una teoría moral orientada a los deberes, permite tanto que las personas que llegan a existir en una situación de no-identidad puedan estar contentas de existir como que, simultáneamente, consideren que el agotamiento de recursos o la política arriesgada (con la que su existencia está relacionada causalmente) es moralmente errónea debido a la violación de deberes morales.
Bookmark and Share
13. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Hernán Neira Clímax: Biología y Ética en la Restauración Ambiental
abstract | view |  rights & permissions
Las justificaciones para la restauración ambiental del Parque Nacional Pumalín, originalmente conocido como Santuario Natural de Pumalín, en Chile, se analizan desde un punto de vista filosófico y ético. La etapa ambiental a la que se debe restaurar el parque se define como una opción moral, más que ecológica, que se basa en el “clímax” como un valor a priori que respalda y guía las principales acciones de restauración llevadas a cabo en el parque. Definido filosóficamente, el clímax es tanto un valor ético como político. Para estas acciones, la salud del ecosistema se trata de la misma manera que la de un ser humano: cada sociedad define los criterios y el punto máximo de la salud, así como los esfuerzos válidos para restaurarla.
Bookmark and Share
14. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Andrea Nye Aimé Bonpland: Una Ética de la Tierra en la Cuenca del Río La Plata
abstract | view |  rights & permissions
Algunos libros recientes promueven a Alexander von Humboldt como un héroe ambiental desestimando el papel de su compañero de exploración, el botánico Aimé Bonpland, refiriéndose a él con unas pocas frases imprecisas: dejó Europa, se estableció en algún lugar de América del Sur, hizo algo de agricultura. Sostengo que los escritos de Bonpland y sus cuarenta años de desarrollo regional, que su investigación botánica, etno-farmacológica y en conservación ambiental en Argentina y Brasil, presentan un mejor modelo para una ética ambiental que el ascenso a la fama de Humboldt en Europa.
Bookmark and Share
15. Environmental Ethics: Volume > 41 > Issue: Supplement II
Claudio Venegas Ricardo Rozzi y colaboradores, Guía Multiétnica de Aves de los Bosques Templados de Sudamérica Austral
Bookmark and Share
16. Environmental Ethics: Volume > 42 > Issue: 1
News and Notes
Bookmark and Share
17. Environmental Ethics: Volume > 42 > Issue: 1
The Beginning of a New Beginning
Bookmark and Share
18. Environmental Ethics: Volume > 42 > Issue: 1
Allen Thompson Adaptation, Transformation, and Development: Environmental Change and the Rethinking of the Human Good
abstract | view |  rights & permissions
It is widely accepted that we must adapt to climate change. But we sit on the edge of radical, unprecedented, and rapid anthropogenic environmental changes that are driven by many factors in addition to greenhouse gas emissions. In this way, we occupy a unique and precarious position in the history of our species. Many basic conditions of life on Earth are changing at an alarming rate and thus we should begin to transform and broaden our thinking about adaptation. The conceptual history of climate adaptation intersects with conceptions of human development and sustainability, which provides a framework for adaptation in how we think about human flourishing and, subsequently, what it is to be human in the Anthropocene. If sustainability is about maintaining human welfare across generations but we acknowledge that climate change may undercut our ability to deliver as much and as good total or natural capital to subsequent generations, we have a residual duty to otherwise positively affect the welfare of future generations. A subjective, preference-based conception of human welfare is compared to an objective, capabilities-based approach and, while some adaptive preferences are unavoidable, embracing an objective theory of human flourishing provides a superior approach for meeting the residual duty we have to future generations by beginning the process of adapting our conception of human natural goodness, or what it is to be a good human being.
Bookmark and Share
19. Environmental Ethics: Volume > 42 > Issue: 1
Russell C. Powell Transforming Genius into Practical Power: Muir, Emerson, and the Politics of Character
abstract | view |  rights & permissions
John Muir can be interpreted to have employed a similar strategy in his earliest conservation advocacy writings as the strategy Ralph Waldo Emerson employed to overcome the public futility of his personal ideals. Like Emerson, Muir came to offset the despair he felt at the political impotence of his conscience with a positive outlook on his potential to embody his subjective ideals both in his personal character and in his contributions to concrete forms of social practice. Muir thus can be shown to have standing in the environmental virtue ethics tradition by dint of his appreciation for the necessity of virtuous political participation in movements for social reform.
Bookmark and Share
20. Environmental Ethics: Volume > 42 > Issue: 1
Benn Johnson Abiotic Ecosystems?: A Critical Examination of Arthur Tansley’s Ecosystem Definition
abstract | view |  rights & permissions
Arthur Tansley first defined the term ecosystem in his seminal work “Use and Abuse of Vegetational Concepts,” as an improved way of viewing the relationships between plants and their physical environments. However, his definition, while widely influential, privileges the living components over nonliving components of ecosystems, and has thus been unable to fully overcome the biocentrism of early plant ecologists. Moreover, the binary between life and nonlife is untenable, and serves only as a marker of the underlying biocentric values of a researcher. Drawing from Donna Haraway’s argument for situated knowledges, one can critically examine the biocentrism implicit in much of ecology (and conservation), and reconsider our definition of ecosystem in order to highlight our devaluation of the nonliving, and expand our normative universe.
Bookmark and Share